Sunday, 30 May 2010

Un "Día de los pastelitos" merecido

Han pasado nueve meses desde que “el del traje” entró por la puerta el primer día de clase y nos hizo callar y atender a todos por la seriedad que reflejaba solo con su vestimenta. A lo largo del curso ha conseguido mantener ese silencio y atención en clase con métodos amenos y realmente muy efectivos.

Filosofía es una materia muy nueva para nosotros por lo que partimos de cero a la hora de aprenderla, pero como todo, puede parecerte interesante, o no.

Los métodos del profesor como pueden ser: la repetición de ciertas frases hechas, muletillas, juegos como “el cuadrado de la muerte” o hablar de fútbol de vez en cuando hacen que las clases sean divertidas y consigan captar la atención de los alumnos incluyendo a aquellos más despistados.

Por otra parte, las veces que toca ponerse serios y regañar al que está mirando por la ventana, hablando o al que hace un comentario inapropiado, lo hace de una forma en la que le quita importancia o tensión a la regañina por lo que consigue que el alumno no se sienta del todo ofendido.

Hay dos causas fundamentales que hacen que seamos capaces de entender a la perfección las explicaciones:
  1. Por una parte los métodos, como seguir un esquema muy marcado, ejemplificar todo con casos cotidianos o emplear un lenguaje fácilmente comprensible.
  2. Y por otra, algo que me parece admirable y muy importante a la hora de dar clase, y es que siempre está dispuesto a explicarlo las veces que sean necesarias, en definitiva: la paciencia.

Otro factor que debo mencionar es la gratificación que reciben aquellos alumnos que quieren esforzarse y tienen interés en sacar buena nota a través de los artículos del blog y de la Wikipedia. Ya que con estos trabajos, los alumnos tienen la posibilidad de ver valorado su trabajo.

Por último, los temas tratados en la asignatura de Filosofía. Personalmente, a mí me interesa mucho la Psicología, y puesto que en el temario de este año hemos dado cuestiones relacionadas con ella, me ha parecido muy interesante y motivador para esforzarme en esta asignatura.

Después de todos estos puntos a favor, y ya que estoy segura que el resto de mis compañeros estará de acuerdo conmigo en que la valoración de la clase de Filosofía es muy positiva, celebraremos con entusiasmo “EL DÍA DE LOS PASTELITOS”.

Sunday, 9 May 2010

¡Una forma más de expresar su racismo! (modificado)

En las últimas semanas ha causado mucha polémica la noticia de que prohíban a una niña llevar velo al colegio.

A unos les parece bien, defienden que estamos en un país aconfesional y que no debería llevarlo. Otros, no están de acuerdo con eso y apoyan que es libre para ponérselo.

Yo, por mi parte, tengo bastante clara mi postura: es un signo como otro cualquiera.
Los que están a favor de la prohibición defenderán que en los centros educativos se prohíbe a los alumnos llevar gorros, gorras o pañuelos en la cabeza dentro del recinto. Esa norma la veo de lo más normal pues. ¿Para qué necesitas una gorra, cuya utilidad es protegerte del sol, si no hace sol? De esta misma manera, el velo no lo lleva inútilmente como puede ser un gorro, sino por una causa completamente distinta, su religión, de modo que ese motivo no me vale.

Además, resulta que muchos alumnos creyentes llevamos cruces o medallas de vírgenes al cuello. Bien porque queremos tener presente eso en lo que creemos, o bien porque simplemente, nos gustan. Es más, hace un año o dos se puso de moda entre los adolescentes llevar rosarios de plástico. Obviamente era una simple moda que seguían sin ni siquiera saber qué es un rosario. Así que, si a nosotros no nos dicen nada por llevarlos ¿por qué deben decírselo a ella, entonces? Se trata de un signo religioso exactamente igual, ¿no?

Hay niñas de segundo de la ESO que van al instituto en minifalda, con camisetas excesivamente escotadas, tops…etc. O niños que van en bañador y chanclas en cuanto se echa el calor encima. Antes de preocuparse de cohibir a una niña su libertad de expresar su religión, creo que deberían preocuparse de enseñar a estas otras a saber vestirse de manera adecuada dependiendo del lugar al que acudan.

Después de nombrar apenas dos excusas de las muchas que dan los que se encuentran a favor de arrebatar a esta niña su libertad, llego a la conclusión de que se trata de excusas tontas, sin sentido. Por lo tanto, ya que ni ellos mismos saben por qué lo hacen, me parece que esta actuación se trata única y exclusivamente de una forma más de racismo, sólo una forma más de oponerse a todo lo que es distinto a ellos.

Thursday, 15 April 2010

¿Hemos cambiado?

“Una niña de 14 asesina a otra de 13. Los medios se sorprenden de la frialdad con la que la menor afirma ser la culpable”.

Tras escuchar esta noticia en televisión, un comentario probable podría ser: “¡Dios Santo! Es que esta juventud de hoy en día…”

La mayoría de la población está convencida de que lo jóvenes actuales son más violentos que los de generaciones anteriores. Es cierto que muchos adolescentes no tienen respeto por las personas mayores ni por sus propios amigos. No muestran interés por los demás y se mueven por sus propios impulsos e intereses, sin tener en cuenta los de los que les rodean.
Los medios de comunicación nos muestran estos hechos día a día en situaciones como el caso de Seseña, en el que dos menores quedan para pelearse y la asesina admite que ha sido ella sin mostrar ningún arrepentimiento. También informan sobre infinitos casos de violencia de género, guerras, atentados, etc. Esta información, junto con otros muchos factores, como pueden ser los videojuegos que solo fomentan la violencia, son hechos que muestran claramente la existencia de violencia entre los jóvenes.
Si bien es verdad que existe mucha violencia entre los menores, también los hay que no cumplen dichas características. Hay muchos jóvenes que sí respetan, tanto a las personas mayores como a los que les rodean; jóvenes que se preocupan por el medio ambiente, por la sociedad y por las personas que más lo necesitan, como personas de la tercera edad, enfermos, personas con escasos recursos…y dedican su tiempo a ayudarles. Hoy en día existen numerosas asociaciones de voluntarios, de las que muchos de sus componentes son jóvenes. Pero, desgraciadamente, estas personas no salen en los telediarios o al menos no tan a menudo como los anteriores.

Por eso, la mayoría piensan que “los jóvenes de hoy en día son unos violentos”. Siempre ha existido violencia entre menores, pero hace unos años no aparecía en televisión. No voy a negar que en los últimos años haya aumentado el número de personas violentas y sin apenas valores ni sensibilidad, pero no estoy de acuerdo con la afirmación, pues es una falta de respeto a las personas que no lo son, las personas que encuentran un modo solidario para pasar las tardes sin tener que dedicarse a amenazar con navajas por el barrio, esos jóvenes que SÍ se merecen salir en los telediarios.

Friday, 12 March 2010

Cómo conseguir que lean La Celestina.

Profesora: Estos días, vamos a leer La Celestina.
Alumnos: Joo…NOO ¡Qué rollo!

Tengan 10, 12 o 16 años, esta sería, probablemente, la respuesta con la que nos encontraríamos si obligamos a los alumnos a leerse La Celestina, sin una motivación previa. Para ello, voy a desarrollar un posible método para conseguir que una clase de 1º de Bachillerato, por lo tanto, personas con una INTELIGENCIA LÓGICO-FORMAL, lea el libro, en principio poco motivador, con ganas y convertir esta tarea en algo ameno.

Utilizando un APRENDIZAJE CONSTRUCTIVO, partimos de que los alumnos tienen unos esquemas previos, como pueden ser unas clases, anteriores a la lectura del libro, sobre la época, las características lingüísticas y temáticas del libro y los rasgos más fundamentales sobre sus personajes. A partir de éstas, vamos a conocerlas de forma práctica (plasmadas en el libro) y a ampliar esos conocimientos, aprendiendo más detalles acerca de los esquemas previos ya citados, como el significado de La Celestina en el siglo XV.

Para llevar a cabo dicho objetivo, el primer punto es LA MOTIVACIÓN. Consiste en buscar un motivo secundario que incite a los alumnos a leerse el libro, es decir, que tengan una razón para hacerlo. Para ello propongo varias opciones:

Siempre están los métodos básicos, basados en el CONDUCTISMO, como el “si no te lo lees, suspendes”. Pero, aparte de este, podemos utilizar otros mecanismos como los siguientes:

El primero es contarles la historia, antes de que ellos la lean, desde un punto de vista más cercano. Por ejemplo, si contamos que la protagonista es una prostituta y lo enfocamos dando importancia a este aspecto, los alumnos sentirán cierta curiosidad por leerla, ya que es un tema que les llama la atención.
El segundo mecanismo, tiene como objetivo evitar la FRUSTRACIÓN. Si a los alumnos no les es suficiente lo trabajado previamente en clase sobre la obra, probablemente no la entenderán al leerla y aparecerá la frustración. Para evitarla podemos llevarles a ver una representación de la obra. De esta forma conocerán claramente la historia y podrán entenderla fácilmente al leerla.
Otra forma, quizá más amena, de evitar la frustración sería buscar una película, en sustitución al teatro. Pues, en principio, el teatro no les llama a todos la atención y las películas, sí.

Cuando ya hemos conseguido que los alumnos inicien la lectura con unos conocimientos previos y con un motivo que les incite a hacerlo, debemos continuar pendientes de que ningún alumno deje de entenderla, pues sino, aparecería la frustración. Para ello, hay que estar pendiente y asegurarse de que todos la van entendiendo. En caso contrario, debemos aclarar sus dudas para que puedan continuar con su tarea fácilmente.

Finalmente, solo nos queda repasar con ellos la lectura y aclarar algunos rasgos importantes sobre ella, que resultará fácil dado que ya la conocen más a fondo y tienen suficientes conocimientos previos para entender las nuevas explicaciones.

Sunday, 7 February 2010

La evolución de la ciencia

La ciencia ha evolucionado notablemente en el último siglo y más aún en la última década. Ciertos sectores concretos de la ciencia, como la tecnología o la medicina, han evolucionado más que otros. En estos últimos años han aparecido objetos que hasta hace poco eran impensables, como pueden ser la televisión, un ordenador portátil o un teléfono móvil; sin dejar atrás a las numerosas curas de todo tipo de enfermedades descubiertas recientemente.

Si bien es verdad que todo desarrollo es positivo, quiero hacer una reflexión sobre dos puntos en concreto:

El primer error que encuentro en toda la investigación realizada es que a veces se centran demasiado en intentar descubrir cosas, no del todo importantes, como pueden ser todo tipo de operaciones y tratamientos de adelgazamiento, antiedad…etc. En mi opinión, deberían dedicar ese tiempo y dinero invertidos en otro tipo de investigaciones.

El otro punto en el que no estoy de acuerdo con la evolución de la ciencia es que, como la mayoría de las cosas hoy en día, se rige por el dinero. En esto se ven perjudicados los países en vías de desarrollo, pues no les llega ninguna de estas nuevas tecnologías. Ni siquiera eso que más necesita: la medicina.

Tras estas observaciones, puedo decir que aunque haya evolucionado claramente la ciencia, quizá no lo haya hecho por un camino del todo correcto. Aunque no debemos olvidar que los descubrimientos e inventos que han surgido a lo largo de los últimos años son, la mayoría, para nuestro bien y comodidad.

Thursday, 3 December 2009

No estamos preparadas

En estos tiempos que corren, y cada vez más, los adolescentes empezamos a tener relaciones sexuales muy jóvenes. La irresponsabilidad, probablemente causada por la edad, nos lleva, en ocasiones, a no tomar precauciones suficientes. De esta forma se producen los embarazos. ¿Qué hace una chica de 16 años embarazada?

Una persona con 16 años no está preparada para tener un hijo. El simple hecho de haberse quedado embarazada, probablemente por una falta de precaución, ya la convierte en una persona que no tiene la suficiente responsabilidad como para ocuparse de un ser que depende de ella. Aparte de no ser lo suficientemente responsable, una persona de esta edad está en una etapa de la vida en la que su “función” es estudiar para poder ganarse la vida dignamente en un futuro. De esta forma, no tiene tiempo para ocuparse de un hijo. También su edad hace que, para ella, lo más importante sean los amigos y salir con ellos los fines de semana. Otro motivo por el que le faltaría tiempo, si no quiere dejar de salir con ellos, obviamente. Una de las razones más importantes por la que esta chica no está preparada para tener un hijo es que, sencillamente, ni ella es una persona hecha y derecha todavía. No sabe quién es, ni cómo será su vida. No entiende la mitad de las cosas, sentimientos ni cambios que ocurren en su interior. Por lo tanto no tiene una vida estable, que le impediría ocuparse de otra vida, formarla y educarla.

Todas y otras razones más, me parecen motivo suficiente para que esta chica aborte. Hay discusiones éticas que defienden su prohibición ya que está matando a una vida. Pero más vale matar a un ser, ni siquiera considerado feto, a dejar que se desarrolle en un ambiente inapropiado para éste y por lo tanto, que no le permitiría llevar una vida como se merece cualquier persona.

Monday, 26 October 2009

Conocimiento y felicidad

Desde que nacemos vamos adquiriendo conocimientos que utilizamos en nuestro día a día.

En relación a nuestro intereses y gustos, unos nos parecerán más útiles o interesantes que otros y por lo tanto los consideraremos más o menos necesarios; está claro que alguien que odie la política, no tendrá el más mínimo interés en saber sobre ésta.

Obviamente siempre hay extremos. En este caso las personas que no han querido o no han tenido la oportunidad de adquirir los mínimos conocimientos que la mayoría de la población.

Así que, partiendo de la base de tener un conocimiento básico sobre todo lo que nos rodea y dejando a un lado los extremos, planteo la pregunta:

“¿Es más feliz el más sabio?”

Retomando las afirmaciones del principio, creo que todo depende de la persona. Por ejemplo:

En una clase de economía de 1º de Bachillerato el profesor ha concluido su lección. Todos los alumnos han estado callados y atendiendo. Pero podríamos hacer una distinción entre ellos:

Por una parte hay alumnos a los que no les interesa nada la economía y que en cuanto salen del aula se quejan de lo aburrida que es esa clase y que la consideran una pérdida de tiempo.

Por otra parte hay un grupo más reducido de alumnos que su propósito en la vida es ser economistas. Éstos, mientras todos los demás se aburren y miran al infinito en clase, están atendiendo al profesor interesados por los temas de actualidad de los que él les habla. Y les satisface aprenderlo, pues es lo que quieren en la vida.

A éste último grupo de alumnos, podríamos decir que, les hace felices y les resultan muy interesantes esos conocimientos que acaban de aprender en clase, mientas que a los primeros no les aportan ninguna felicidad como se la podría aportar otro tipo de cosas como hablar con sus amigos, jugar al baloncesto o simplemente otros conocimientos que sí les interesen.

De esta forma vemos que mientras a unos les hace muy felices adquirir más y más conocimientos a otros puede resultarles aburrido, innecesario…

Así que para terminar, respondo a la pregunta con la misma afirmación: todo depende de la persona.